Llifen, pueblo ubicado en el lado este del Lago Ranco, Región de Los Ríos, es bien conocido por las atractivas paredes de granito que se dejan trepar por los más desafiantes escaladores de roca. La hermosa geomorfología del lugar nos motivó, este fin de semana, a sumergirnos en búsqueda de profundidad, silencio y adrenalina.

Nos acompaño Cristobal Brañas, guía de turismo aventura, quien esta comenzando el curso de buceo CMAS NIVEL 1, y que en sus primeras clases practicas aprenderá a desarrollar una serie de maniobras bajo el agua, las cuales permitirán que los buceos que efectúe en el futuro se realicen con los estándares mas altos de seguridad … Quitarse la mascara y volver a ponérsela, recuperar los respiradores, compartir aire con un compañero y encontrar la flotabilidad neutra, son algunas de las habilidades básicas que debe tener un buzo.

Al sumergirnos, encontramos lo que andábamos buscando. Acantilados de por lo menos 50 metros de profundidad, llenos de recovecos, cuevas y salientes de roca extraordinarias. En el fondo, un cementerio de árboles que cayeron en algún momento desde las alturas del acantilado en superficie.

Acompañándonos en todo momento, diminutos peces y las conocidas pancoras, pequeños crustáceos, carroñando lo que encontrasen. Lamentablemente, estas especies están siendo devoradas por estos grandes peces introducidos, los Salmonideos.

Esponja de agua dulce

Aprovechamos las claras aguas para realizar fotografías a baja profundidad …

+ fotografías y videos en http://www.facebook.com/vuelvealoceano y en http://www.instagram.com/vuelve_al_oceano