Chile significa diversidad y por ende especialización.
Bajo el agua esta especialización es aun mas estricta. El oxigeno, la luz, el alimento, la temperatura, el comportamiento y el sustrato son factores determinantes en la supervivencia de las especies.

¿Que ofrece la Costa Valdiviana a estas especies?
Agua dulce rica en compuestos orgánicos provenientes de las constantes lluvias sobre los tupidos bosques, aguas frías provenientes de la corriente de Humboldt que viaja paralela a la costa chilena, luz y constantes y fuertes vientos provenientes desde el sur. Todo lo anterior compone la poción perfecta para que el mar de la costa valdiviana burbujee en vida. Es cosa de darse una vuelta por el mercado fluvial, cierto ? choros, navajuelas, almejas, erizos, piures, cochayuyo, lapas, locos, pulpos, calamares, congrios, róbalos y sierras en gran cantidad … “TODO FRESCO” se escucha … “RECIÉN SACADO DEL MAR” … así es.

Pero otra cosa es observar toda esa vida “en movimiento” bajo el agua.
¿Como? BUCEANDO.

Bucear es una experiencia que te cambia la vida. Te sumerges en un nuevo mundo en donde todo funciona distinto y las diferentes especies que observas no se parecen en nada a lo que encuentras en tierra.

Durante una expedición de buceo a Caleta Bonifacio, al noroeste de Valdivia, divisamos un grupo de 4 Orcas, lideradas por un macho que con su gran aleta dorsal cortaba el agua en dirección sur. Bastante ansiosos, nos embarcamos con el objetivo de encontrar corales de aguas frías, a los cuales los pescadores les llaman “Las Flores”. Nos sumergimos en el punto de buceo, bautizado posteriormente como “piedra redonda”.

Al descender lentamente nos encontramos con una piedra redonda gigante, que rodeamos desde los 5 hasta los 23 metros de profundidad, divisando hermosos octocorales (las flores) de un purpura intenso, esponjas amarillas gigantes, peces de distintas especies e invertebrados que jamas habíamos observado. Al llegar a la base de la piedra, observamos que esta estaba asentada sobre otras dos rocas gigantes, lo cual formaba una especie de túnel por debajo. Observamos que tenia salida así que nos determinamos a cruzarlo. A la salida nos sorprende un abanico de octocorales gigantes de por lo menos 80 centímetros.

Coral de agua fría

Durante nuestra fugaz visita al mundo subacuatico de “Las Flores”, pudimos observar que distintas especies, como tiburones pintarrojas y cephalopodos, usan la estructura del octocoral para adherir sus huevos. Observamos también que precisamente los octocorales que sujetaban algún tipo de postura, tenían sus pólipos cerrados.

Al salir del agua, y durante nuestro intervalo en superficie ( tiempo antes del siguiente buceo) nos rodean aves que difícilmente se pueden avistar desde la costa en otras latitudes, nos referimos a las “Aves Pelagicas”, animales que viven y se alimentan en AltaMar. Albatros de ceja negra, Petreles gigantes antárticos y subantarticos, fardelas, entre otros.

Albatros de ceja negra

Durante nuestro segundo buceo nos encontramos con distintas especies de invertebrados, entre ellos una especie de nudribranquio de gran tamaño (15 cm aprox.) alimentándose de nuestros preciados corales.

Otros invertebrados habituales durante nuestros buceos :

Pupo del sur

Esponja de mar

Actinias

En fin, estas invitadisimo a explorar con nosotros y descubrir por ti mismo lo que se esconde en la profundidad de la Selva Valdiviana Sumergida. 

Puedes observar mas material fotográfico y audiovisual en nuestro Fanpage www.facebook.com/vuelvealoceano o en el Insta http://www.instagram.com/vuelve-al-oceano

VUELVE AL OCÉANO 2018